¿Cuál es la teoría de la referencia de los nombres propios más aceptable?

//¿Cuál es la teoría de la referencia de los nombres propios más aceptable?
¿Cuál es la teoría de la referencia de los nombres propios más aceptable?
Vota esta entrada

1) Consideraciones preliminares:

En relación al problema de la referencia de los nombres propios, me gustaría comenzar con unas consideraciones preliminares relativas a las dos líneas teóricas predominantes, a saber, la teoría descriptiva y la histórico-causal.

Incluso aceptando que, en muchos casos de la vida cotidiana, la referencia al nombre propio puede percibirse como directa, esto no corresponde con nuestra experiencia cuando usamos nombres propios de personajes históricos (i.e. Aristóteles, Julio César), o nombres propios de lugares que no conocemos (i.e. La Patagonia, Everest), nombres de países o entidades abstractas (i.e. Japón, CEE), etc.

La definición de Kripke de que los nombres propios son designadores rígidos, introducidos en un bautismo inicial (bien por ostensión o mediante descripción) y que llegan al hablante lego mediante una cadena causal de comunicación , aunque conceptualmente elegante, presenta algunas dificultades que me parecen insalvables:

  • ¿Cómo identificamos el momento del bautismo inicial de la referencia?
  • ¿Cómo se explica el funcionamiento en la práctica de la cadena causal para el caso de un hablante medio?
  •  ¿Cómo damos cuenta del problema de cambio de referencia, ilustrado por el ejemplo de Marco Polo y Madagascar?

Por otra parte, me parece evidente que cuando comunicamos la referencia de un nombre propio a otros hablantes siempre usamos algún tipo de descripción, ya sea indéxica, definida o de otro tipo, y que, en la práctica cotidiana, la identificación por parte de un hablante lego de la referencia de un nombre propio opera tratando de justificarla mediante descripciones, que pueden ser sucesivamente más precisas, pudiendo llegar a apelar al argumento de autoridad de otros hablantes expertos en la materia para establecer la referencia

En base a estas consideraciones, me inclino por las teorías descriptivas, según las cuales la referencia de un nombre propio viene determinada por las descripciones o propiedades que el hablante asocia con el nombre propio.

Dentro del descriptivismo, la teoría que me parece más completa es la Teoría Descriptiva Deferencial.

La razón fundamental es porque al incorporar el concepto novedoso de la deferencia intencional , consigue dar cuenta a las críticas de Kripke, Donnellan y Devitt sobre las teorías clásicas.
Las críticas más relevantes son las relativas a la ignorancia y el error , ilustradas con los cuatro casos expuestos por Kripke en relación a los nombres de personajes históricos, que plantean tres dificultades fundamentales, a saber:

  • Que el hablante lego no es capaz de hacer una descripción identificadora de la referencia.
  •  Que el hablante lego no es capaz de identificar adecuadamente los hablantes expertos en los que deferir la identificación de la referencia.
  •  Que el proceso de diferimiento puede acabar siendo circular, o caer en un proceso de delegación sin final

Para responder a estas críticas, la teoría deferencial introduce el concepto de descripciones parásitas acuñadas por Searle, y diferencia entre dos tipos de hablantes, que realizarían dos tipos distintos de descripciones:

1) Hablante lego:
Partimos de la idea de que un hablante lego asocia propiedades con un nombre de manera generalmente implícita, estas propiedades se tornan explícitas cuando al hablante se le pregunta: ¿a quién o a qué te refieres con el nombre “X”?. Las propiedades asociadas por estos hablantes con un nombre pueden ser diferentes, pero esas diferencias no serán importantes en la medida que el objeto especificado sea el mismo. Ante dudas que se le planteen, el hablante lego puede ampliar la descripción mediante:

  • Para-entidades singulares concretas con las que el hablante esté familiarizado, la referencia de los nombres propios de esas entidades se podría determinar mediante una identificación demostrativa , expresable mediante una descripción indéxica.
  •  Ante posibles deficiencias de la descripción, el hablante lego puede recurrir a descripciones parásitas , en las que la referencia del nombre se delegaría en el hablante que le introdujo el nombre, o , eventualmente, en los hablantes expertos socialmente reconocidos como expertos respecto a la entidad que constituye el referente del nombre
  •  Los hablantes no expertos saben como identificar algunos expertos mediante la consulta a libros, enciclopedias, etc.

2) Hablantes expertos

a) En la mayoría de los casos ,estos hablantes identificarían la referencia de acuerdo con la definición de Searle- Strawson, según la cual la referencia de un nombre viene determinada por un número suficiente de propiedades o descripciones, algunas de las cuales serían identificadoras, con lo que se consigue la condición de no-circularidad. Tanto Strawson como Searle sostienen que la delimitación de las propiedades asociadas con un nombre se lleva a cabo en base a estos hablantes tomados conjuntamente.

b) En casos extremos y de mucha mayor complejidad, estos expertos podrían usar a su vez descripciones parásitas de hablantes expertos de otras comunidades, pudiendo remontarse a hablantes anteriores en el tiempo, llegando eventualmente a comunidades de expertos contemporáneas con el individuo que constituye el referente del nombre.

c) La serie de deferencia es finita y se detiene cuando se proporcionan suficientes propiedades identificadoras que no involucraran la noción de referencia, con lo que se evita el problema de la deferencia circular.

d) Ante la ausencia total de propiedades o descripciones, se podría concluir que el nombre carece de referencia o la referencia es ficticia y no corresponde con un personaje real.

En resumen, el mérito de la teoría deferencial es reconocer que las descripciones o propiedades que un hablante competente asocia a un nombre propio no son identificadoras, y cuando lo son, pueden especificar un individuo distinto del referente. Si al hablante se le llamase la atención sobre las posibles deficiencias de estas descripciones, este podría apelar a descripciones sustitutivas menos susceptibles de ignorancia y error:

  • Para entidades singulares concretas con las que el hablante esté familiarizado, la referencia de los nombres propios de esas entidades se podría determinar mediante una identificación demostrativa , expresable mediante una descripción indéxica.
  • En segundo lugar, ante posibles deficiencias en las descripciones, el hablante puede recurrir a descripciones parásitas en las que la referencia del nombre tal como lo usa es delegada en la referencia del nombre tal como lo usan los hablantes de quienes aprendió el nombre, y en ultima instancia, por los hablantes de la comunidad lingüística que socialmente son reconocidos como expertos en la entidad que constituye el referente del nombre. (De esta manera la teoría descriptiva reconoce la dimensión social de la referencia, uno de los argumentos más favorables a las teorías histórico-causales)
  • En tercer lugar, ante contraejemplos que cuestionen a la comunidad de expertos actuales, el hablante puede recurrir a descripciones parásitas que se remonten incluso a comunidades de expertos contemporáneos del individuo que constituye el referente del nombre (De esta manera la teoría descriptiva reconoce la dimensión histórica de la referencia, otro de los argumentos a favor de las teorías histórico-causales).

De alguna manera , mediante la teoría deferencial nos podemos remontar mediante el proceso de deferencia a las descripciones proporcionadas por expertos en nuestra comunidad , reconociendo la dimensión social de la referencia (uno de los argumentos más favorables a las teorías histórico-causales), y a descripciones producidas en el pasado remontándonos en la historia hasta la comunidad de origen, reconociendo la dimensión histórica (otro de los argumentos favorables a las teorías histórico causales).

Por ultimo, señalar que no hemos considerado las críticas modales y epistemológicas, por entender que se refieren a la teoría descriptiva del significado, y no a la teoría descriptiva de la referencia.

By | 2019-02-18T10:51:47+00:00 febrero 18th, 2019|Epistemología|0 Comments

Leave A Comment